Cerca de 300 expertos de unos 40 países, en el Congreso Mundial del Mueble


26 mayo, 2006

Palma de Mallorca ha sido el escenario, del 23 al 25 de mayo, del Congreso Mundial del Mueble. Un evento organizado desde la UEA (Unión Europea de Fabricantes de Muebles) y en el que han participado de forma activa otras entidades como el Gobierno balear, Aidima, Federmueble y Anieme.
Las pasadas jornadas han supuesto, según Calixto Valentí, presidente de la UEA (en la foto a la izquierda), un importante paso adelante en la consecución de objetivos comunes y en la cooperación del sector del mueble a nivel internacional.

No en vano, el congreso reunió a cerca de 300 congresistas de cerca de 40 países lo que da idea de la alta participación extranjera en el mismo.

Durante tres días, expertos de todo el mundo han podido intercambiar visiones, experiencias e ideas relacionadas con el negocio del mueble, un sector que mueve al año 225.000 millones de euros en todo el mundo y que, a nivel global, necesita de una organización mundial del mueble para su cohesión, cooperación y desarrollo.

Así, dentro del panorama internacional, el crecimiento asiático y de otros mercados emergentes está contribuyendo a la expansión del comercio mundial. Diferentes ponentes se encargaron de ofrecer una visión del comportamiento de la industria del mueble en las diferentes áreas geográficas mundiales: Europa, Norteamérica y Suramérica; Oceanía; Asia y África, y se llegó a la conclusión de la necesidad de cooperación entre países y del control de las materias primas, que representan el 80% de los costes de producción

Innovación de producto y satisfacción del cliente e imagen de marca constituyen las principales armas, según algunas conclusiones de los congresistas, para lograr el éxito.

El ejemplo de Cocinas Schmidt
Otros temas interesantes tratados en sucesivas intervenciones fueron por ejemplo la flexibilidad en la producción o la gestión logística. En el primer caso, el Señor Jean Marie Schwab, Director General del fabricante francés Schmidt Cocinas basó en la fabricación flexible las claves del crecimiento internacional de su empresa, que cuenta con 450 tiendas exclusivas en todo el mundo, dos de ellas en nuestro país, la segunda, inaugurada hace apenas un mes en Madrid.

Así, gracias a un sistema de gestión flexible, unido a las soluciones informáticas adecuadas y a la maquinaria productiva adaptada, Schmidt es capaz de ofrecer a sus clientes más de 1.631 referencias de mueble de cocina en diseño contemporáneo y 1.100 en rústico, además de una gran variedad de superficies de trabajo o encimeras: el resultado de la combinación de 30 colores laminados con 60 acabados.

Con todo, el fabricante francés de mueble de cocinas, dueño de las marcas Scmidt (segmento medio alto, alto) y Cuisinella (segmento medio, medio-bajo), alcanza actualmente una capacidad productiva de 450 cocinas por día.

* Para más información:www.worldfurniturecongress.com.com


Último número de la revista


FLINT

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las noticias más leídas