Cocina minimalista blanca de Santos para un hogar abierto


07/10/2021

 cocina minimalista blanca
Imágenes: Héctor Santos-Díez /Santos.

Entre los últimos proyectos de Santos, figura estasta cocina minimalista blanca, caracterizada por sus líneas puras y frentes lisos sin tirador que se fusionan de manera natural con la arquitectura y el interiorismo de la vivienda.

La cocina equipa un piso de 150 metros cuadrados ubicado en la primera planta de un bloque de viviendas de los años 60, en Santiago de Compostela. Antes de la reforma presentaba una compartimentación excesiva que lo hacía incómodo y angosto. Sus nuevos propietarios, una pareja con tres hijos, apostaron por una profunda rehabilitación interior para transformarlo en un hogar abierto y confortable. El diseño ha sido llevado a cabo por Santiago Interiores, distribuidor de Santos en Santiago de Compostela.

Espacios más amplios, cómodos y acogedores

La pareja confió el proyecto de reforma al estudio de arquitectura 2es+, que tomó una decisión clave para reorganizar las estancias. Esto posibilitó la creación de una gran zona de día en forma de T, contorneada y realzada por panelados blancos. Se trata de un espacio amplio, diáfano y luminoso que recorre la planta longitudinalmente y es compartido, de manera abierta, por la cocina, el comedor, el salón y una sala de televisión.

Los arquitectos también plantearon un original juego de ventanas interiores, abriendo huecos dotados de paneles correderos en los paramentos, para permitir a los usuarios conectar las zonas privadas con las comunes si lo desean. Las líneas minimalistas de la arquitectura se refuerzan con un interiorismo marcado por el predominio del color blanco, que potencia la abundante luz natural que recibe el piso.

Como contrapunto destacan las notas cálidas proporcionadas por la madera y el pavimento del suelo, que se extiende por toda la planta para aportar dimensión y armonía a los distintos ambientes. La iluminación artificial se resuelve con un perfil LED blanco empotrado a techo, que recorre el perímetro de la vivienda. El conjunto resulta etéreo, sereno y, al mismo tiempo, hogareño y acogedor.

Cocina abierta para disfrutar en compañía

La cocina se sitúa muy próxima al comedor, para facilitar el servicio y la retirada de cubiertos. Su planificación en paralelo, combinando isla y columnas, minimiza los recorridos necesarios a la hora de elaborar un plato. Además, favorece que varias personas compartan espacio o tareas sin molestarse.

 cocina minimalista blanca
 cocina minimalista blanca
Imágenes: Héctor Santos-Díez /Santos.
Líneas puras

Para el mobiliario se ha optado por un diseño minimalista de Santos, con líneas puras, frentes lisos sin tirador y acabado en color blanco. Por sus características, los muebles se fusionan de manera natural con la arquitectura y el interiorismo de la vivienda. Esto se aprecia especialmente en la composición de armarios columna, que visualmente se transforma en un tabique panelado más de la casa.

Columnas y mueble escamoteable

El lineal de columnas integra un frigorífico, un congelador y un mueble escamoteable, que destaca tanto por su versatilidad como por su gran capacidad para guardar menaje y alimentos. Este armario cuenta con frentes que se ocultan temporalmente en los laterales, lo que facilita la visualización y el acceso a todo el espacio interior. En su parte alta, el mueble escamoteable incorpora estantes con iluminación LED trasera y, en la baja, un cajonero y una vinoteca. Su zona central acoge un área de trabajo auxiliar que, al estar dotada de encimera, perfil de iluminación y tomas de corriente, resulta ideal como zona de desayunos, o bien para utilizar pequeños electrodomésticos sin cambiarlos de lugar.

 cocina minimalista blanca
Imágenes: Héctor Santos-Díez /Santos.
Isla escultural

En paralelo a la composición de columnas se dispone el corazón de la cocina: una escultural isla blanca que reúne las zonas de fregado, preparación y cocción. Este mueble cuenta, en su cara interior, con un portafregadero con cubos de reciclaje, un lavavajillas, un portahorno y un módulo portaplaca con cajones de extracción total y gran capacidad. La extracción de humos se soluciona con una discreta campana a techo. La encimera blanca, aparte de dar forma al fregadero, se extiende por los costados de la isla, ayudando a generar un bloque estéticamente compacto y uniforme. También se prolonga hacia su cara exterior, conformando una barra que, complementada con taburetes, resulta muy cómoda para disfrutar de un desayuno o comida rápida.

 cocina minimalista blanca
Imágenes: Héctor Santos-Díez /Santos.

*Para más información: https://santos.es/

Cocina Integral

07.10.2021

decorativa

PUBLICIDAD