Estilo y productividad: cómo transformar un rincón de la cocina en una oficina funcional


9 julio, 2024

La pandemia de COVID trasladó la oficina al hogar, por ejemplo a la cocina.

La pandemia de COVID19 que asoló el planeta en 2020 cambió muchas cosas de las conocidas hasta entonces. El confinamiento obligó a la población a recluirse en sus casas dando valor al hogar como centro de todo. Porque, durante la crisis sanitaria, y con las evidentes limitaciones impuestas por las autoridades, la gente continuó con sus vidas. Como consecuencia de este regreso a la "Domus", a lo doméstico, de este 24/7 en casa, la cocina recobró su papel de corazón de la vivienda.

En este sentido, durante esos meses que estuvimos encerrados, en la cocina, se preparaba la comida, por supuesto, pero también se compartían vivencias, experiencias culinarias, conversaciones, momentos de relax y, no lo olvidemos, también de trabajo.

El traslado de las aulas y las oficinas a los hogares que permitió la tecnología, también reforzó el papel de la cocina como espacio multifuncional en el que incorporar las nuevas tareas impuestas por la grave situación. El ordenador se instaló junto a la encimera y compartió momentos de videoconferencias y gestiones con la máquina de café, el fregadero o la freidora.

Nuevos hábitos y modos de vida que afectan al diseño de la cocina

Con el fin de la pandemia, algunos de los hábitos adquiridos durante más de un año, especialmente los más positivos y beneficiosos para la sociedad, se mantuvieron y perfeccionaron, llegando hasta nuestros días como claras tendencias del nuevo hábitat. En este sentido, el teletrabajo o trabajar desde casa, vino para quedarse. Pero con el bagaje positivo de todo lo vivido y experimentado durante ese tiempo.

En paralelo, la cocina extendió su papel central al conjunto de la casa, abriéndose al salón y al comedor y acogiendo diferentes usos y ganando en diseño, versatilidad y comodidad. De este modo, la cocina abierta, tendencia claramente imperante en interiorismo, lleva aparejada precisamente esa generosa capacidad para acoger otras actividades. Como por ejemplo la realización de tareas relacionadas con el estudio o el trabajo.

Por ello, no es extraño encontrar cada vez más diseños de cocinas que incluyen espacios para tales fines. Rincones de la cocina que hacen las veces de despachos en los que efectuar las diversas gestiones ligadas al ejercicio profesional y que para completar su equipamiento puede acudirse a una tienda de muebles de oficina. Porque, eso sí, si algo aprendimos en pandemia con la vuelta obligada a los hogares fue la importancia irrenunciable de la comodidad y el confort. Y que, por ejemplo, no todas las sillas sirven para tenernos tantas horas trabajando.

Todo esto nos ha servido para darnos cuenta de que, en la vivienda y en los modos de vida actuales, las fronteras se han diluido, pero también, que el concepto del hogar como valor refugio en el que descansar, disfrutar, socializar y también trabajar, ha salido reforzado y se mantiene fuerte y estable.

Cocina Integral

09.07.2024


MILESSI

PUBLICIDAD

Último número de la revista


SMEG

PUBLICIDAD

Las noticias más leídas