Un edificio medieval acoge una cocina Saitra de diseño abierto y actual


30/03/2021

Cocina Saitra

En el interior de un edificio singular de naturaleza medieval en Sant Julià de Boada (Girona), se esconde una práctica y familiar cocina Saitra abierta al salón. El proyecto lo firma Corbí, junto al estudio de arquitectura Nord Est Arquitectura y con la colaboración de Cristina Franco, Ramon Soler, Quim Gallart y José Roldán. Más allá de las cuestiones prácticas y funcionales, el proyecto ofrece la particularidad de conjugar el pasado y el presente.

Una puesta en escena contemporánea en un contexto arquitectónico histórico y la necesidad de ofrecer la mejor solución ajustándose a la morfología estrecha con limitaciones en la altura de las paredes fueron los principales retos. Una arquitectura tan singular genera complicaciones diversas al proyectar la cocina. En este sentido, una de las mayores dificultades fue colocar las columnas. Para conseguirlo, trabajaron mano a mano con los clientes y encajaron la idea en la arquitectura de las paredes.

Cocina Saitra

Diseño de Cocina Saitra

Las premisas iniciales del proyecto fueron: conseguir un amplio almacenaje y hacer una cocina luminosa. Para empezar, tenían claro que debía ser un diseño sencillo, austero y sin tirador. Una cocina funcional y atemporal, lejos de lujos innecesarios. Entre los grandes aciertos se encuentra la elección de materiales. Optaron por el modelo Narai en color blanco, con detalles en Kleeia K085 y una encimera en Compac Alaska. Asimismo, la elección de los electrodomésticos fue acorde, teniendo en cuenta los hábitos familiares.

Para conseguir una organización funcional, se optó por la distribución en paralelo con gran capacidad de almacenaje. Esto suponía un riesgo a la hora de desarrollar el diseño, para que no terminara resultando una cocina Turbo. Por este motivo, buscaron que la luz fluyese por todas las zonas de la cocina creando un espacio de naturaleza rústica con historia, donde lo tradicional convive con lo contemporáneo.

Cocina

Para disfrutar de la luz y de las vistas mientras desayunan o almuerzan, se ha colocado una barra en la zona de la ventana. De esta manera, con la encimera, presenta una distribución en dos frenes paralelos que optimiza la cocina. Entre las dos filas se ha dejado aproximadamente 120 cm de pasillo Así, se pueden abrir las puertas con facilidad y garantiza que las distancias sean cortas entre zonas.

En este tipo de cocinas, distribuidas en paralelo, se recomienda empotrar los electrodomésticos. Como en la cocina Saitra los materiales exteriores de las columnas son visibles, se puede optimizar al máximo la capacidad de almacenaje. Otro de los grandes aciertos es dejar despejada la zona de la barra para ofrecer mayor accesibilidad a todos los elementos. Asimismo, se crea un triangulo de movimiento perfecto entre la zona de trabajo, la de electrodomésticos y la barra.

*Para más información: www.saitra.com

Cocina Integral

30.03.2021

PUBLICIDAD

decorativa
POALGI

PUBLICIDAD

Último número de la revista


Las noticias más leídas