Los buenos resultados de Miele España contrastan con la reestructuración mundial


9 febrero, 2024

Miele impulsa un programa de reformas, que comportaría hasta 2.700 despidos.

Miele cerró 2023 en España con un incremento de su facturación del 6% en el caso de la división doméstica y del 9% en la división profesional. De esta manera, el crecimiento neto de Miele España fue del 8,9%. La filial ibérica de Miele explica estos buenos resultados por su éxito en el canal proyectos, una firme apuesta de Miele por ser el partner de referencia en el mercado residencial premium, y que ha experimentado un crecimiento del 90%. Este canal está especializado en equipamientos de viviendas residenciales premium en toda España.
 
El crecimiento de Miele España viene potenciado por el canal kitchen. La colaboración de Miele con los estudios de cocina se ha reforzado en 2023, a través de diferentes iniciativas de marketing y una fuerte mejora del portfolio de servicios, convirtiéndose en 2023 como la marca favorita entre estos distribuidores.

Además, en 2023 Miele amplió su red de Experience Centers en España con dos nuevas tiendas propias en Valencia y Barcelona.

Reestructuración y despidos de Miele en todo el mundo

Los buenos resultados a nivel nacional, contrastan sin embargo con el reciente anuncio del Grupo Miele. El impacto de una caída mundial en la demanda de electrodomésticos y un importante aumento de costes le han llevado a poner en marcha un nuevo programa integral de reformas, que afectará hasta a 2.700 trabajadores de la compañía a nivel mundial, con despidos para reducir costes. Bajo el nombre de Miele Performance Program, el plan pretende liberar un margen de maniobra financiero adicional de 500 millones de euros, de aquí a 2026.

En más de dos tercios, la cifra se alcanzará mediante mejoras en el volumen de negocios o mediante reducciones de material y costes asociados. Sin embargo, la empresa confirma que «es inevitable una reducción sustancial de los costes de personal. Se podrían eliminar hasta 2.700 puestos de trabajo en todo el mundo o verse afectados por la deslocalización«.

Tras algunos años de crecimiento sostenido, todo el sector de electrodomésticos registró en 2023 una caída en su volumen de negocio. Las causas de ello se encuentran en el fin del ciclo económico extraordinario provocado por la pandemia, así como las consecuencias económicas de las guerras en Ucrania y en el mar Rojo. En este contexto, el volumen preliminar de ventas del grupo Miele cayó aproximadamente un 9% el año pasado. Sin embargo, en términos de ventas unitarias, la caída interanual fue el doble de este porcentaje. Asimismo, la elevada inflación provoca costes mayores en adquisiciones, pero también en materia de tarifas salariales para los empleados.

Cambios en el mercado

La junta directiva del grupo Miele ha anunciado que «lo que estamos viviendo actualmente no es sólo un bache en el ciclo económico, sino más bien un cambio sostenible en las condiciones macro a los que debemos adaptarnos«. Su modo de adaptación pasa por esta iniciativa de costes y eficiencia, el Miele Performance Program, que aborda las estructuras, procesos y costes en todas las áreas para liberar ese margen de 500 millones de euros para 2026.

La empresa se ve también afectada por una fuerte competencia en precios, lo cual desestabiliza su base económica. El equipo está trabajando en estrategias de producto en ciertas unidades de negocio, como en el caso de lavandería, con un marketing más atractivo centrado en el cliente y una reducción de la complejidad. En este sentido, el comunicado de la compañía apunta al traslado de la producción de lavadoras en Gütersloh y áreas asociadas a la planta de Miele en la ciudad polaca de Ksawerów.

Sujeto al resultado de las negociaciones con los representantes sindicales, también está previsto trasladar el montaje de casi todas las lavadoras domésticas a Ksawerów por etapas hasta el año 2027. En total, esto supondría unos 700 despidos en la planta de Gütersloh, llevados a cabo de forma escalonada. El resto de la producción en la fábrica, así como el taller de prensado, la fundición y el mecanizado de piezas fundidas no se verán afectados y permanecerán en Gütersloh hasta nuevo aviso, según ha anunciado Miele.

Los sindicatos esperan resultados

Miele emplea a unas 23.000 personas a nivel global, de las cuales 2.700 aproximadamente se verían afectadas por estas reducciones. «Se trata de medidas graves y somos plenamente conscientes de que afectarán duramente a muchos compañeros«, ha señalado el Comité Ejecutivo. «Sólo así será posible que Miele vuelva a encaminarse hacia un futuro exitoso, como una empresa familiar fuerte e independiente con una clara orientación hacia lo premium y con la capacidad de rentabilidad necesaria en todos los ámbitos».

Los detalles de las áreas afectadas por los recortes de personal no se han concretado todavía; se detallarán en los próximos meses y están sujetas a las negociaciones con los representantes de los trabajadores. El comité añadió que «Miele no sería Miele si la transformación no se llevara a cabo de la manera más socialmente compatible posible y en estrecha colaboración con los trabajadores y sus representantes«. Las negociaciones irán a cargo del sindicato alemán IG Metall.

*Para más información: https://www.miele.es/

Cocina Integral

09.02.2024


SILESTONE

PUBLICIDAD